Volver al sitio

Migrante

por Paola Valencia

Es una espiral sin fin mi vida,

siempre cambios.

Corriendo sin escapar de nada.

La continua metamorfosis es tarea de cada día.

Llenar de esperanza a una familia y

llenarlos de ilusión.

Esconder la soledad y la nostalgia.

Las despedidas se han vuelto costumbre,

integrarse y reinventarse es el pan de cada día.

La lucha de definirme en cada idioma,

la renuncia continúa a sueños de largo plazo.

No tener identidad es mi identidad,

adaptable y transformable.

El mundo es pequeño y la tolerancia es grande.

El miedo a quedarme en un sólo lugar,

la adicción al movimiento.

Mi Patria no es mi Patria.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar